domingo, 15 de octubre de 2017

La Agenda

Cartel en consulta sobre retraso
#CartelConsulta de Dr.Fabiani
En la consulta de Atención Primaria trabajamos con agenda. No es precisamente una agenda súper mona como la de Mr. Wonderfull que contenga frases motivadoras para afrontar el día con más ganas (Ay! Ojalá!). Es más bien una lista infinita de pacientes, citados cada 5 minutos a la que de vez en cuando se le añade alguno más entre medias. Agenda de calidad, la llaman. Pero... ¿Calidad para quién?

Miro a mi alrededor. El paciente descontento porque siempre tiene que esperar largo y tendido. La enfermera agobiada. El médico desbordado.

Calidad porque se le da al paciente la posibilidad de atenderle a la hora que el elija entre las 12 citas posibles a la hora y además, las extra que necesite forzadas entre unas y otras si viene "sin cita".

Medicina burocratizadaCalidad teórica, porque... en 5 minutos (o menos) es impensable prestar una atención adecuada a un sólo motivo de consulta (cuanto ni menos si son 2 ó 3). Con que se alargue un par de minutos cada una, ya comienza el retraso. Y aquella persona que había pedido cita a las 17:15 no entrará posiblemente hasta media hora después. Entonces... ¿de qué le ha servido pedir cita a una hora, organizarse para llegar a esa hora, si es impredecible la hora a la que después entrará a la consulta? ¿Eso es Calidad?

Y los profesionales, atendiendo a las personas y a sus emociones, como si fuese una cadena de producción, con la lengua fuera y la cabeza a mil cosas (lo clínico, lo burocrático y lo puramente técnico como arreglar la impresora que se estropea cada 2 x 3). ¿Eso también es calidad?.

Este mismo tema ya lo he abordado en otras ocasiones (5 minutos por paciente, la consulta) porque creo que habría que buscarle una solución. Quizás no sería mala idea dejar pedir citas en función de los motivos de consulta (si se consulta una cosa, 1 hueco de 5 minutos, si se consultan tres, 3 huecos de 5 minutos; y para aquellas consultas de sólo recetas, 1 hueco de por ejemplo de 3 minutos). Tal vez hacer directamente agendas con 10 minutos por consulta y crear algún puesto más de trabajo. O  puede que haya que buscar otras alternativas. Pero hacer algo.


jueves, 28 de septiembre de 2017

Dra. ¿Qué son estas verruguitas del cuello?


Cuello
(Ver Ilustradora)

Muchísimas consultas comienzan así, con esa misma pregunta y se debe a que esas pequeñas lesiones en la piel son extremadamente comunes. Si os observáis u observáis al que tenéis en frente, seguro que os encontráis alguna. Aunque suelen ser pequeñitas y su localización favorita es el cuello y los pliegues, algunas alcanzan tamaños muy variables y se distribuyen por toda nuestra superficie corporal.




Pero... ¿Y qué son exactamente esas verruguitas?



Lo primero que tenemos que saber que NO SE LLAMAN VERRUGAS. Sin embargo, tienen otros muchos nombres que podemos utilizar de forma indistinta, como Fibroma blando, Fibroma Péndulo, Molusco Péndulo o Acrocordón.

Pueden aparecer tanto en mujeres como en hombres y conforme vamos cumpliendo años, se hacen más frecuentes. En obesos, embarazadas o mujeres en el post-parto son habituales. Su origen es desconocido (por el momento).

Para aquellos que ya os habéis notado alguno, tranquilidad absoluta. Son lesiones BENIGNAS (buenas, por muy feas que nos puedan parecer) que se originan de la proliferación reaccional del tejido fibroso. El único inconveniente es que se localicen en zonas de roce y puedan acabar resultándonos incómodas porque nos produzcan dolor o picor.



¿Sería necesario quitarlas?

Como hemos dicho, se trata de lesiones benignas y no sería necesaria su extirpación con cirugía menor, electrocoagulación o crioterapia. Sus únicas indicaciones serían, en el sistema público de salud, a consecuencia de esas molestias que podrían ocasionar, o en un centro privado, por motivos de estética.

No es recomendable intentar arrancárselos por vuestra cuenta con técnicas un tanto "caseras" porque os podríais ocasionar más perjuicio que beneficio (dolor, hematoma, herida...).

BIBLIOGRAFÍA




jueves, 7 de septiembre de 2017

SEPTIEMBRE


Pájaros en la cabeza en septiembre.
By Patricia Metola

 Llega Septiembre y con él, las salas de espera se vuelven a llenar. Las consultas empiezan con un "Acabo de llegar de vacaciones" y el ambiente se impregna de una nostalgia casi depresiva.

Entonces me viene al recuerdo el amargor que traían consigo esos últimos días en el pueblo vaticinando el final del verano. Y la tristeza, toda la tristeza que puedes tener siendo niño, al despedirme una a una de todas mis amigas, sabiendo que las tardes de piscina y bicicleta, las noches jugando al escondite y las cabañas de palets iban a quedar suspendidas hasta por lo menos al año siguiente (que para mí en aquella época era toda una eternidad).

Recuerdo (o más bien me lo recuerda mi madre) las lágrimas, que duraban durante kilómetros, al separarme de mi abuela, de sus cuidados, su paciencia y sus deliciosos bocadillos de atún (o de cualquier cosa que cupiera entre dos panes) que me permitían seguir jugando en la calle aún en la hora de la cena.

Recuerdo el olor de los centros comerciales a papelería, los estantes repletos de cuadernos, folios y post-it y las terribles dudas a la hora de elegir mochila.

Y recuerdo también el contraste de alegría que suponía el reencuentro con las amigas del cole, la emoción de cambiar de curso, la curiosidad por saber quiénes serían los nuevos compañeros y el dulce sabor que nos dejaban los caramelos que recogíamos en las cabalgata que inauguraban las fiestas de la ciudad.

Llega Septiembre y con él, muchos cambios y una mezcla de emociones.

domingo, 27 de agosto de 2017

VACUNAS RECOMENDADAS Y OBLIGATORIAS EN VIAJES

Existe mucha polémica sobre las vacunas. Hay quienes discuten sobre si sus efectos beneficiosos superan a los posibles riesgos. Otros se cuestionan su necesidad en cuanto a prevenir enfermedades que ya creen "antiguas". Algunos se plantean sobre si no será mejor obtener inmunidad natural. Incluso también los hay que sólo desean evitar los pinchazos.

By Ava Gardner Museum
Cuando aquél médico inglés llamado Edward Jenner se interesó por esa protección frente a la "viruela humana" que conferían las vacas infectadas de "viruela vacuna" a quienes las ordeñaban, la historia de la humanidad dio un giro inesperado; comenzaba la era de las Vacunas.

Las vacunas nos conceden inmunidad (aumentan la capacidad de nuestras defensas para luchar contra gérmenes patógenos) y nos previenen de que desarrollemos determinadas enfermedades graves, algunas que incluso no tienen cura. Además, generan "inmunidad de grupo" que significa que protegiendo a un grupo de la población, de forma indirecta, reciben protección los que pudieran no estar vacunados todavía. Si bien es cierto que sobrevivir a una infección puede darnos estos beneficios (inmunidad natural), primero deberíamos sobrevivir a la infección, que no es poco, y segundo, podrían quedarnos secuelas importantes, que tampoco es pecata minuta.

Gracias a las vacunas hemos conseguido inmunizar hasta erradicar la viruela, enfermedad sin cura y muy agresiva; sin embargo, todavía son muchas las enfermedades transmisibles graves y sin cura que existen por todo el mundo. Quizás puedan parecer "antiguas" porque gracias a la inmunización que nos otorgan las vacunas, hemos logrado interrumpir su transmisión y disminuir su incidencia; pero con el descenso en el hábito de vacunación unido a la interconexión entre países lograda por la globalización, todas estas enfermedades podrían empezar a emerger.

La preocupación por los riesgos que entrañan las vacunas debe ser poca ya que tienen un perfil adecuado de seguridad y sus efectos adversos son poco frecuentes. Además, conociendo de antemano sus contraindicaciones reales,  reduciremos al mínimo sus riesgos así como disminuiremos los miedos que producen las "falsas contraindicaciones".

CONTRAINDICACIONES PERMANENTES
  • Una reacción alérgica anafiláctica a una dosis previa de una vacuna o a algún componente de la misma.
CONTRAINDICACIONES TEMPORALES (permiten la administración de una vacuna una vez resueltas).
  • El embarazo y la inmunodepresión o inmunosupresión, únicamente para las vacunas víricas o bacterianas vivas atenuadas.
Con las dudas despejadas en cuanto a su necesidad y seguridad, haré ahora hincapié en las vacunas necesarias para viajar, con objeto de  evitar contagiarnos y a la vez evitar servir de medio para  esa propagación de enfermedades en este mundo tan interconectado.

En el Centro de Vacunación Internacional nos proporcionarán para nuestro viaje toda la información necesaria sobre este aspecto, ya que según el destino y el tipo de viaje, las recomendaciones deben ser individualizadas; pero aquí os dejo unos consejos previos de forma más general:


Vacunación rutinaria (Incluidas en nuestro calendario vacunal)
  • Difteria/Tétanos/Tos ferina (DTP)
  • Haemophilus Influenzae tipo B (Hib)
  • Hepatitis B (VHB)
  • Poliomielitis (Oral o inyectable) ***(La oral es vacuna de virus vivos atenuados)
  • Sarampión/Rubeola/Parotiditis (triple vírica) ***(Vacuna de virus vivos atenuados)

Uso selectivo viajeros (Dependiendo del lugar de destino, tipo y duración de viaje)
  • Cólera (Oral o inyectable)***(La oral es vacuna de bacterias vivas atenuadas)
  • Tuberculosis (BCG)***(Vacuna de bacterias vivas atenuadas)
  • Meningitis Meningocócica
  • Encefalitis Centroeuropea
  • Encefalitis Japonesa
  • Fiebre Amarilla***(Vacuna de virus vivos atenuados)
  • Fiebre tifoidea***(Vacuna de bacterias vivas atenuadas)
  • Hepatitis A (VHA)
  • Rabia

Vacunación obligatoria (Exigida por RSI 2005 para tráfico internacional de viajeros en determinados países, siendo necesario acreditarlo con el certificado internacional de vacunación expedido en los centros de vacunación internacional).
  • Fiebre Amarilla***(Vacuna de virus vivos atenuados)
  • Meningitis Meningocócica



Así que ya sabes... ¡¡Más vale prevenir que curar!!

By Enfermera en Apuros






BIBLIOGRAFÍA:
MSSSI (Ministerio sanidad, seguridad social e igualdad)
AMSE (Asociación de médicos de sanidad exterior)

domingo, 6 de agosto de 2017

Justificar lo injustificable


No es la primera vez que me sucede que un paciente se sienta frente a mí y me espeta:
"No fui a trabajar/fichar al paro/a clase/ a hacer el examen de conducir hace X días y hoy vengo porque me han dicho que si me hace un justificante o una baja diciendo que he estado malo (sin haberlo estado) no me despiden/ no me penalizan/ no me suspenden/ me devuelven el dinero del examen".
Cuando le explico que no se lo voy a hacer puesto que lo que me está pidiendo es ilegal (al fin y al cabo es hacer fraude) e inmoral (al menos para mi conciencia), se van muy enfadados e indignados. Rara es la vez que lo entienden y no tenemos que entrar en debate.

Los justificantes médicos de reposo, así como las bajas laborales, son documentos que se expiden para proteger al paciente que está enfermo y no puede desempeñar sus obligaciones. Sin embargo, noto una preocupante tendencia a creer que son salvoconductos hacia el escapismo; una justificación para lo injustificable.

Como ya hablamos en la entrada de la Baja Laboral, lo primero es que este tipo de documentos están sujetos a criterio médico. No pensemos que con decir "vengo a pedirme la baja" o "vengo a por el reposo" es suficiente. No. Uno va a consulta médica y allí el facultativo será el encargado, tras la conveniente evaluación, de decidir si es necesaria o no la baja o el descanso.

Lo segundo es que uno debe saber cuáles son sus obligaciones y ha de cumplir con ellas. En el caso en que no cumpla con ellas, debe ser responsable y asumir las consecuencias. Que parece que vivimos en una sociedad en la que todo vale y si cuela, cuela; en la que si no me dan lo que exijo, lejos de caérseme la cara de vergüenza, encima me enfado.


Desesperación
Yo, después de una de estas consultas.





domingo, 23 de julio de 2017

Radiación solar y Quemaduras solares


Imaginaos un día... tranquilo o bullicioso, alejados del mundanal ruido o de vermut en plena latina,  olvidados del estrés o de camino al trabajo, rodeados de gente o en plan solitario, lejos o cerca... Pero soleado; ¡ah, sí! eso que no falte. Y es que el sol nos gusta, nos estimula, nos alegra, nos da vidilla; en dos palabras: LO NECESITAMOS.

Portada Vogue vintage
Pero como todo en la vida, por más que el Sol brille, también tiene su lado oscuro: es el causante de muchas enfermedades, sobre todo de la piel. ¿Y cómo es posible?

La luz que emite el sol contiene, entre otras cosas, tres tipos de rayos ultravioleta:
  • UVA: Por suerte los mayoritarios, representando el 90% del total. Por tener baja energía,  resultan menos peligrosos para la salud, aunque sí causan envejecimiento prematuro de la piel y fotosensibilidad.
  • UVB: De energía intermedia. Afectan a epidermis (la capa más superficial de la piel) y son los máximos responsables de las quemaduras y del cáncer de piel.
  • UVC: Son los de energía más elevada y por tanto los más peligrosos para la salud, pero por suerte la capa de ozono los absorbe antes de que puedan llegar a la superficie terrestre
Las nubes absorben sólo un 10% de esa radiación, por lo que aún en días nublados somos susceptibles de su agresión, sin olvidar que la hierba, el agua, la arena blanca y la nieve producen radiación refleja que intensifica la exposición.

QUEMADURAS SOLARES


Debida a lo frecuentes que son en verano y sus importantes consecuencias como inductoras del cáncer de piel, debemos conocerlas para saber cómo prevenirlas.

Provocadas por la radiación UVB de la luz solar, su gravedad va a estar influida por varios factores:

  • Intensidad de la luz solar (mayor en verano y en las horas centrales del día)
  • Duración de su exposición (más posibilidad de quemadura conforme aumenta el tiempo de exposición)
  • El grosor de nuestra capa córnea -la más externa- de la piel (más probable la aparición de quemadura con menor grosor de capa córnea)
  • Grado de pigmentación o fototipo de la zona irradiada (mayor susceptibilidad a la quemadura en zonas de menor pigmentación).

Piña con gafas tomando el solA las 4-6 horas de la exposición solar sin protección y teniendo en cuenta los mencionados factores, comenzarán a parecer las primeras lesiones rojizas que pueden incluso alcanzar la inflamación, la aparición de vesículas y ampollas que posteriormente formarán cicatrices. En los casos más graves puede incluso acompañarse de síntomas generales como dolor de cabeza, nauseas, fiebre y hasta colapso circulatorio.
En las quemaduras leves deberemos aplicar crema hidratante (fría) abundante y aftersun durante los días que tengamos molestias, así como realizar una ingesta de líquidos abundante. Si las quemaduras son más graves o se acompañan de otros síntomas, deberemos consultar con nuestro médico para que establezca el tratamiento más adecuado.

Recordemos que  la piel "tiene memoria", que quiere decir que por exposiciones solares sin la protección adecuada con quemaduras repetidas a lo largo de la vida podemos llegar a alterar el ADN (por mutaciones fotoinducidas) de los queratinocitos y melanocitos (las células de la piel) llegando a ocasionar lesiones malignas tales como queratosis actínicas, carcinomas epidérmicos o los terribles melanomas.

PREVENCIÓN DE LAS QUEMADURAS SOLARES

Por ello, antes de llegar a esta situación, lo que debemos hacer es PREVENIRLAS PROTEGIÉNDONOS DEL SOL. Pero... ¿Cómo?

MEDIANTE LA APLICACIÓN DE CREMA DE PROTECCIÓN SOLAR ya que contienen sustancias que actúan como filtros solares, reduciendo la cantidad de rayos que penetran en la piel.
Para cuantificar su capacidad de filtro, se utiliza el denominado Factor de Protección Solar (FPS): un número que mide cuantas veces más se puede estar expuesto al sol para producir el mismo enrojecimiento que si no se hubiera utilizado la crema de protección solar.

Tabla de Fototipo y FPS


¿Cómo deben utilizarse las cremas de protección solar para conseguir su máximo efecto?
                 
  • Elegir la crema y el índice de protección solar adecuado al tipo de piel, con mayor FPS al inicio de la temporada de exposición y menor a medida que se va poniendo morena la piel.
  • Aplicar la crema como mínimo 30 minutos antes de exponerse a los rayos de sol, incluso cuando esté nublado.
  • Aplicar una capa abundante de crema, asegurándose que se ha extendido por toda la piel (cuando esté seca).
  • No aplicar en la piel perfumes y colonias que contengan alcohol y esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes. Así como si toma algún fármaco, consulte con su médico.
  • No es aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas. Es más sano pasear o realizar algún ejercicio mientras se toma el sol.
  • Beber agua o líquidos sin alcohol para evitar la deshidratación.
  • En niños, la fotoprotección debe ser completa con protección ultra alta, es decir,  su SPF no debe ser inferior a 30.
  • En deportistas, debe de utilizarse cremas resistentes al sudor. Si se realizan deportes acuáticos, se utilizarán cremas resistentes al agua.
BIBLIOGRAFÍA:




    domingo, 2 de julio de 2017

    Desafortunado comentario sobre las Urgencias

    Hace una semana apareció en uno de mis grupos de Facebook un comentario sobre un servicio de urgencias y sus trabajadores que rezaba así:


    Comentario Facebook


    Me quedé descompuesta. Una vez más lluvia de quejas y falta de respeto hacia un colectivo  (en este caso se trataba del Hospital de Guadalajara, pero podía haber sido sobre cualquier otro hospital o centro sanitario) que a pesar del estrés y el cansancio, trabaja a destajo durante jornadas maratonianas.

    Sin embargo, bajo ese desafortunado comentario, un aluvión de respuestas en defensa de los trabajadores de la urgencia no se hizo esperar, coincidiendo la mayoría en 4 ideas que aquí resumo:

    • "El servicio de urgencias atiende por gravedad, no por orden de llegada"

    • "Las largas horas de espera se podrían reducir si sólo se atendieran verdaderas urgencias y no cualquier disconfort leve que por comodidad e impaciencia queramos que se resuelva inmediatamente y no tener que esperar a pedir cita para el médico de cabecera ".

    • "Los profesionales deben dedicarle a cada paciente el tiempo que precisa, por lo que no siempre pueden trabajar a un ritmo continuo de atención. Además, también son personas y durante esas 24 horas de trabajo, tienen derecho a cubrir sus necesidades básicas (comer, cenar, ir al baño...)"

    • "Las quejas han de hacerse en los lugares indicados para ello (hoja de reclamación, atención al paciente...) y nunca faltando al respeto".



    Me enorgullece saber que aunque este tipo de comentarios hacen ruido y nos hacen creer que ese malestar es la sintonía habitual entre la gente, son más numerosos los comentarios que defienden a los servicios sanitarios, conocen sus limitaciones y están agradecidos a los que intentan hacer bien su trabajo con los medios y recursos de los que actualmente disponen. 

    O al menos así lo han demostrado los vecinos de Guadalajara. A todos ellos, GRACIAS.


    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...